Salt and Sacrifice Review

-

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.

Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque… Y eso está bien.

De prisionero a inquisidor

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.  Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque... Y eso está bien.  De prisionero a inquisidor  En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.  Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.  Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona  Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.  Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.  Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.  El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.  Una cacería de magos  Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.  La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.     Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.  Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.

Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.

Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.  Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque... Y eso está bien.  De prisionero a inquisidor  En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.  Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.  Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona  Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.  Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.  Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.  El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.  Una cacería de magos  Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.  La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.     Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.  Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.

Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.  Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque... Y eso está bien.  De prisionero a inquisidor  En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.  Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.  Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona  Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.  Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.  Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.  El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.  Una cacería de magos  Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.  La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.     Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.  Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.

El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.

Una cacería de magos

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.  Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque... Y eso está bien.  De prisionero a inquisidor  En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.  Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.  Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona  Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.  Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.  Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.  El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.  Una cacería de magos  Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.  La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.     Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.  Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.

La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.

Soy un amante de los juegos tipo Soulslike, ese amor ha hecho que pierda el miedo a la dificultad más alta de los títulos a los que me enfrento. También soy amante a los Metroidvania, y en una de esas búsquedas de un juego del género, me encontré con Salt and Sanctuary, un título de Ska Studios que combinó esos dos géneros de manera magistral, es como si Miyazaki decidiera hacer un Dark Souls en 2D.  Para los que nos quedamos con más ganas de recopilar sal, fue anunciado en junio del 2021 Salt and Sacrifice, la secuela del primer juego. y Desde entonces, lo hemos esperado. Lo que nos encanta de S&S, es sin duda, que no es una nanita que te da chocolate y galletitas, desde el minuto uno te restriega en la cara que el juego no será un paseo por el parque... Y eso está bien.  De prisionero a inquisidor  En Salt and Sacrifice seremos un prisionero al que se le dio la opción de ser un inquisidor en una tierra lejana llamada Reino de Altarstone. Dicha tierra está corrompida por magos oscuros y a los cuales debemos dar caza al formar parte de una organización conocida como Inquisición Marcada. Habrán personajes secundarios que conoceremos por el camino, y conoceremos las motivaciones de los magos que hayamos derrotado.  Como suele ser la norma en un Soulslike, la historia se cuenta a través de los objetos que conseguimos, algunas interacciones entre personajes y ver más allá de lo que enseña el juego. Sin embargo, este tipo de historias suele ser subjetivas y depende del espectador darle o no sentido.  Soulslike y Metroidvania en 2D, funciona  Salt and Sacrifice toma mucho del juego anterior y ofrece algunas mecánicas nuevas. Es un juego en 2D donde nos enfrentamos a muchos peligros incluyendo ambientales y donde cualquier enemigo por simple que sea, puede acabar con nosotros. Además obtendremos habilidades que nos servirán para avanzar y alcanzar zonas que antes no podíamos. Poseemos una barra de resistencia que indica que tantas acciones podremos realizar y con cada muerte enemiga conseguiremos sal, la moneda de cambio del juego.  Sobre la exploración, han hecho un cambio muy drástico, en ves de ser un mapa interconectado por atajos (que los hay), se ha dividido en cinco zonas a las que accedemos a través de un portal con un campamento central que sirve de centro neurálgico. Sin embargo, aun falla en algo muy importante, un mapa en el que orientarnos. No podemos ver en que zonas nos encontramos y con lo laberíntico de los niveles puede suponer un problema.  Empezamos eligiendo una de las ocho clases de personajes como mago, guerrero, paladín entre otros. Elegir cada una influye en las estadísticas del personaje, aunque considero que faltó la clase Marginado, la que podemos moldear a nuestro gusto. Cada clase posee armas cuerpo a cuerpo y una a distancia, ya sea un arco o tomahawks. Cada arma tiene un arte rúnico único adjunto. Estas tienen efectos como ataques mágicos, o la capacidad de imbuirlos de daño elemental.  El combate sigue siendo entretenido y gratificante cuando derrotamos ese jefe que nos ha hecho intentar por quinceava vez. Encontrar atajos que nos hagan la vida fácil siempre es divertido y pasar por esa difícil zona nos llena de alivio. Además, crear equipo con elementos que encontremos para mejorar es parte del encanto.  Una cacería de magos  Una de las novedades que trae esta entrega es la caza de magos. Estos magos tienen un tamaño considerable y se desplazan por todo el escenario, esto resulta realmente molesto por tener que estar detrás de ellos en vez de enfrentarlos en una zona. Mientras se desplazan dejan esbirros a su paso y pueden suponer un problema. Una vez que hemos hecho suficiente daño, nos harán frente en una pelea de jefe.  La caza de magos tiene un componente de Monster Hunter, una vez derrotados nos darán recursos para crear mejor armamento. Las armas obtenidas de los magos rebeldes también traen habilidades únicas, lo que ofrece nuevas maneras de acabar con nuestros enemigos. Se pueden desbloquear nuevas cacerías de magos específicos y que se pueden repetir para obtener sus mejoras o materiales.     Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.  Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

Salt and Sacrifice vuelve a ser notable por sus diseños y estilo artístico, los modelados fueron rehechos desde cero y cada personaje está dibujado a mano. Los escenarios ofrecen una ambientación tétrica que extrañamente encanta, y podemos destacar los diseños de los jefes de nivel.

Por otra parte, el juego tiene una banda sonora decente con música de ambientación lúgubre, sobre todo en la peleas contra los jefes. No hay doblaje pero si tiene textos en español.

Veredicto

Salt and Sacrifice realiza unos cambios puntuales a la fórmula que implementó, sin embargo, no todos pueden agradar a los fans. Aun así, sigue siendo un juego divertido y desafiante que nos pondrá a prueba en más de una ocasión, mantiene su tétrica ambientación que nos pondrá los pelos de punta y cuya historia se oculta en los objetos que iremos consiguiendo.

Nota: Este review fue realizado en la versión de PS5 y el código fue cedido gracias a Ska Studios.

Salt and Sacrifice revelado en el Summer Game Fest

DETALLES DEL REVIEW

SUMARIO

Salt and Sacrifice es una secuela que intenta mejorar a su predecesor, lo logra en algunos apartados pero en otros se sigue quedando corto como la falta de un mapa para orientarnos. Sigue siendo un juego desafiante que mezcla dos géneros en auge como Soulslike y Metroidvania, además de agregarle otra fórmula como Monster Hunter.
Rubén Castle
Rubén Castle
Publicista, cínico-sarcástico, sin bandos ni ídolos, RPG Lover... creo que estaré jugando todavía a los 90.

Deja un comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here

SÍGUENOS

160,174FansMe gusta
24,955SeguidoresSiguenos
4,321SeguidoresSiguenos
4,104SuscriptoresSuscribete

DESTACADAS

Salt and Sacrifice ReviewSalt and Sacrifice es una secuela que intenta mejorar a su predecesor, lo logra en algunos apartados pero en otros se sigue quedando corto como la falta de un mapa para orientarnos. Sigue siendo un juego desafiante que mezcla dos géneros en auge como Soulslike y Metroidvania, además de agregarle otra fórmula como Monster Hunter.
Copy link
Powered by Social Snap