Impaler Review

Un recordatorio algo pasajero de los visuales de antaño en las primeras iteraciones de juegos de disparo en primera persona...

-

El hecho de que la industria se haya mantenido durante la última década bombardeándonos con nuevos títulos, remakes, reboots, secuelas o, simplemente, nuevas propiedades intelectuales; a la par con empujar el umbral del desarrollo multimedia en el que incurre la creación de cualquier videojuego, no significa que no aparece uno que otro juego “retro” de tecnología más antigua de vez en cuando.

Existe todo un cuadrante de desarrolladoras independientes en vigencia, que buscan capturar aquellas características que, por simples y subdesarrolladas que puedan parecer al ojo del gamer nacido después de los 2000; retienen un valor nostálgico muy específico para aquellos de mayor edad.

Es como ese placer particular en actividades como escuchar “long plays” directamente de una reproductora monofónica de cuerno. O leer un libro en papel.

Son cosas que cargan consigo un placer muy específico dirigido a aquellos que valoran las transducciones antiguas y la simplicidad que nos trajo a donde estamos hoy.

Sin embargo…

Existe una diferencia un poco acrobática y quirúrgica entre los distintos videojuegos que por una u otra razón se ganan su lugar en el museo del retro-gaming; y otros que simple y llanamente buscan encajar y hacerse un capítulo en un testamento ya escrito.

Es más, o menos el caso que tenemos con la propuesta que reseñamos el día de hoy.

Impaler…

Lejos de darse a valer por su cuenta y motivar a un jugador venidero de cualquier edad a seguirlo jugando, más bien nos da buenas razones para volver a jugar Doom, Heretic, Hexen, Eradicator o Wolfenstein.

Es un juego que definitivamente logra recordarnos aspectos muy característicos de las primeras iteraciones que se vieron a lo largo de la historia en lo que a juegos de disparo en primera persona se refieren.

Sin embargo, quizá en esta ocasión en específico, no fue la mejor de las ideas querer crear una nueva propiedad intelectual desde 0, donde el punto de mística quede en un lugar tan rebuscado y específico.

Un juego retro, pero al mismo tiempo no tan retro…

Cabe destacar que Impaler es una propiedad intelectual completamente autónoma.

No es un relanzamiento o rediseño de ningún shooter antiguo per se; sino más bien, toma todas las características y hacen su propia mitología con el juego de herramientas intencional y relativamente limitado.

Nuestro personaje principal tiene una reglamentaria colección de armas de fuego de diferentes tipos. Desde combate preciso a distancia hasta control de multitudes y combates cercanos.

La particularidad en cuanto a jugabilidad viene en forma de un arma que, haciendo honor al título, eliminar enemigos creando pilares o estacas afiladas desde el suelo para “empalar” al objetivo.

Esta viene siendo el arma “particular” que se supone separe al juego de otros de la época que funcionan con tecnología.

El problema es que luego de esto, no hay mucho que apreciar…

El meollo del juego radica en una zona de eliminación en la cual se mantienen apareciendo distintos tipos de enemigos con distintos diseños y ataques.

Una habitación rectangular con una que otra columna en donde esporádicamente aparecen piezas arquitectónicas destructibles, columnas, o murallas que suponen simbolizar un reto.

Más que un cambio de tono a la coloración del mapa o cambios al tipo de musicalización de 8 bits claramente inspirada en las creaciones de “Bobby Prince”; la cantidad de sorpresas con las que el juego puede destaparse ante los jugadores es, para ser generosos, limitada.

Entre una partida y otra vamos juntando la divisa estándar del juego que nos permite comprar mejoras para nuestro personaje y nuevas armas. Lo cual, inicialmente, sugiere que habrá una escala imponente en cuanto a la dificultad del juego.

El único inconveniente con un juego de este tipo pretendiendo escalar la dificultad es que se mantiene en un cuadrante de simplicidad que, dada la manera en la que ha evolucionado el entusiasta de los FPS en el día presente, puede hacer que la diferencia en niveles de dificultad sea despreciable.

Pero viéndolo por lo que es…

Hace 25 años, Impaler hubiese sido el juego que le suba la presión sanguínea a tu abuela; creando como consecuencia que te obliguen a ir a la iglesia semanalmente…

Hoy día, se limita a ser una especie de demostración de las tecnologías limitadas y rudimentarias sobre las cual se crearon algunos de los juegos más icónicos de la historia y, muy por sobre todo, de los inicios de los juegos de disparo que hoy día son tan inmensamente populares.

Este review fué realizado gracias al código suminsitrado por Apptivus.

DETALLES DEL REVIEW

SUMARIO

Sin muchas particularidades, gestos de elegancia, ni ideas específicamente innovadoras; Impaler es una demostración convincente de las limitaciones bajo las cuales se crearon algunos de los juegos de disparos más icónicos de la historia. Esos que han evolucionado hasta lo que hoy son deportes digitales y maravillas del diseño multimedia, programación y animación.
Daniel Acosta
Daniel Acosta
Una cigüeña volaba hacia Transilvania y, mientras pasaba por encima de República Dominicana, le pegaron una piedra y me dejó caer. || Compositor, Productor, Locutor, Diseñador de Sonidos e Ingeniero. || Mente de anciano con alma de niño, señor sudoroso de los juegos de disparos; amante de la buena música, la ciencia ficción, la animación, el gore y el humor negro. || Débil con todo lo que ande en 4 patas.

Deja un comentario

SÍGUENOS

160,743FansMe gusta
24,955SeguidoresSiguenos
4,321SeguidoresSiguenos
4,104SuscriptoresSuscribete

APROVECHA ESTAS OFERTAS

DESTACADAS

Sin muchas particularidades, gestos de elegancia, ni ideas específicamente innovadoras; Impaler es una demostración convincente de las limitaciones bajo las cuales se crearon algunos de los juegos de disparos más icónicos de la historia. Esos que han evolucionado hasta lo que hoy son deportes digitales y maravillas del diseño multimedia, programación y animación.Impaler Review