Sekiro: Shadows Die Twice | Review

-

Sekiro: Shadows Die Twice indudablemente se encuentra entre los mejores juegos de su clase, incluso sobrepasando expectativas

Este review se trata de Sekiro: Shadows Die Twice, pero antes, un poquito de historia: hace ya muchos años que un particular juego con el nombre de Demon’s Souls vió la luz… ¿O quizás la oscuridad? Fue un juego que llegó sin mucho alarde y que para muchos pasó desapercibido, sobre todo en América.

El juego nos planteaba lo siguiente: un ARPG, en tercera persona, donde nos encontramos con dragones y caballeros de armaduras ostentosas.  Este juego, este juego que muchos no conocen, fue quien realmente comenzó toda esta ola de juegos Souls, los cuales gradualmente fueron creciendo y creciendo y que hoy en día son una realidad para todos.

A raíz de esto surgió el más que famoso, querido y odiado; Dark Souls. Un juego que a todos nos deja un sentido agridulce al jugarlo, más los que consiguen terminarlo sienten la mayor sensación de logro en un simple videojuego. Teniendo estos ascendentes, conocemos a Sekiro: Shadows Die Twice.

Sekiro: Shadows Die Twice es un juego bastante complicado de explicar. Pues en el podemos notar claras representaciones de su ascendencia, pero también consigue llevarnos a disfrutar de una experiencia completamente nueva, fresca y fluida, a pesar de siempre recordarnos a los Souls.

El protagonista titular de Sekiro, El brazo de Wolf, está completamente separado del prólogo jugable, y luego es reemplazado por un escultor de Maudlin con la “prótesis shinobi”, una extremidad mecánica que le otorga un gancho de agarre y una variedad de accesorios listos para la acción.  Sekiro es mucho más fluido que cualquier juego de almas anterior, un hábil guardián que se comprometió a rescatar y proteger al joven Lord Kuro, ahora sumido en una batalla mortal con el clan Ashina y dotado de sangre inmortal que cada vez parece más una maldición.

Los juegos Souls siempre han tenido que lidiar con temas de inmortalidad, con la misma intención de informar la historia e integrarse en el juego, reviviendo repetidamente a nuestro personaje después de la derrota para probar su mano una y otra vez. Si bien este aspecto práctico y entrecruzado siempre se ha incluido en la narrativa, Sekiro lo aprovecha más a fondo e incluso más íntimamente que cualquier otro, ya que Kuro infunde su don inmortal al personaje principal para potenciar su tarea de tutela, una elección que provoca la ira de otros personajes. Enredado en el drama. Poco a poco, la trama dominante del juego comunica cómo el poder de la inmortalidad atrae la atención, la amargura, la desesperación, de una manera que se siente más reflexiva, concentrada, incluso clásica que los títulos anteriores de Almas. Los cuales, en mi opinión, en estos aspectos se sienten vacíos.

Para mí, lo mas importante para poder describir a Sekiro, es enfocarnos profundamente en su jugabilidad. Ahí es donde realmente lo distinguimos de los diferentes Souls, y de cualquier juego que pueda tener cierta similitud.

La prótesis shinobi otorgan algunas habilidades: uno puede darte una lanza de empuje, shuriken o lanzallamas, así como opciones más esotéricas como la teletransportación de combate medio, pero lo que realmente vale del combate de Sekiro: Shadows Die Twice se centra en la katana manejada al inicio del juego. Esa espada puede infligir daño, defender y devolverles sus propios ataques a los enemigos, pero la activación precisa de su desviación es de suma importancia. Un medidor de postura se llena continuamente cuando tus bloqueos carecen de la precisión requerida y, aunque se regenera a tiempo, un medidor completo te dejará completamente expuesto, y pues ya sabes lo que te tocará.

Lo genial de esto es que no es algo unilateral, los enemigos también cuentan con sus propios indicadores de postura, por lo que la gran mayoría de tus encuentros requieren una comprensión de este sistema. Así que mientras más tardes estudiando a tus enemigos, puedes estar seguro de que estos te estarán estudiando también, por lo que, para mí, mientras más rápido acabes con ellos, mejor.

Me encanta el uso del sigilo en el juego, lo cual lo recomiendo encarecidamente, pues será una de las formas mas efectivas de acabar con tus enemigos con el menor esfuerzo. Y será algo que tendrás que acostumbrarte y adaptarte a hacerlo, pues conforme avances en el juego, te darás cuenta de que el mismo te exige que vayas reduciendo los grupos de enemigos a través de unas cuantas muertes sigilosas, esto para poder cargarte a todos.

En este sentido, Sekiro se tambalea ligeramente, con un comportamiento agresivo del enemigo nunca tan brillantemente realizado como en su combate de enfrentamientos de espadas, y las luchas en grupo son casi insostenibles (de esta manera es muy similar a otros juegos de Almas).

Los enemigos basados ​​en proyectiles en particular no parecen operar al mismo nivel que el resto, ya sea marcándote obstinadamente desde distancias extravagantes o ignorándolos rápidamente después de ocultarte detrás de una pared por un momento. Además, la magia reconocible del juego furtivo se disipa ligeramente con la IA enemiga que generalmente no está interesada en investigar confederados muertos, lo que facilita las cosas. De esta forma, si eres lo suficientemente observador, te darás cuenta de ciertos patrones en la IA enemiga de los cuales podrás aprovecharte.

Estas cuestiones son absolutamente menores ante las numerosas fortalezas de Sekiro. Por un lado, el diseño de nivel es fascinante, con ambas áreas interconectadas serpentinas llenas hasta el borde de peligros y espacios abiertos masivos que provocan jadeo, invitando a los jugadores a entrar en escaramuzas desde múltiples ángulos de enfoque. Hay secretos, y NPC ocultos crípticos, y trucos de navegación y atajos para acelerar tu paso a través de diferentes áreas. La mecánica del gancho de agarre es precisa y estimulante, lo que permite que los jugadores salgan disparados a través de los acantilados nevados de la montaña y, a veces, incluso escapen de los restos difíciles para reevaluarlos (Algo no muy común en los Souls).

La historia de Sekiro: Shadows Die Twice se va a desarrollar en este momento único entre las estaciones de otoño e invierno. Lo que agrega al juego un concepto visual simplemente hermoso. El juego te ofrecerá unos paisajes y particularmente encantadores y muy característicos de cada área del juego. El período Sengoku: agrega un estilo supernatural distinto. Esas cualidades fantásticas se miden mejor a medida que avanza el juego.

Hay algo en el juego que lo muestra visualmente de una forma tan perfecta, nos vamos a las imágenes folclóricas japonesas, tantos detalles, tanta historia. Algo simplemente fabuloso.

Sekiro: Shadows Die Twice, comparándolo con los sombríos y solemnes juegos de almas, se siente más claramente orgulloso y serio, dando al viaje apuestas que se sienten más personales, realizadas de forma vibrante y relacionadas cinemáticamente con la tradición japonesa de chanbara y dramas de época.

La banda sonora de Sekiro está repleto de cuerdas dramáticas, tambores y una explosión más o menos constante de música que acompaña a cada flauta y puñalada. Se suma al gran drama, y ​​hay un número estándar de efectos de sonido que se encuentran en cualquier juego de Souls, que dan a las muertes exitosas ese peso gratificante. Incluso hay una gran variedad de funciones de voz para diferentes idiomas, y es difícil decir cuál se destaca como la mejor actuación.

Increíblemente Sekiro no contiene absolutamente ningún sistema online, por lo que no encontrarás ningún mensaje, ni PvP, ni fantasmas, nada. (Cero ayuditas). Sekiro es un juego totalmente solitario, por lo que tu única preocupación debe de ser enfocarte en la historia y las importantes mecánicas del juego, si te enfocas mucho en esto último, y sueles estudiar cada paso del juego, este sabrá recompensarte.

Lo malo para muchos, es que estoy seguro sentirán que necesitarán ayuda, sobre todo con los tantos jefes que, para ser sincero, son de los peores contra los que me he enfrentado en un juego. Subir de nivel requiere elementos y artefactos especiales para aumentar la postura, la salud y el poder de ataque.

Sekiro no goza de muchos aspectos de los Souls, no hay creación o nombramiento de personajes, ni armadura, ni armas discretas, aparte de una gama de herramientas de prótesis shinobi de uso limitado y habilidades de combate. Dicho esto, la falta de multijugador mencionada anteriormente no otorga audiencia para mostrar esta creatividad, tampoco. Todo está relacionado con los temas del juego, pero también significa que el viaje es solitario, lo que agrega un sabor significativamente diferente, y es posible que algunos veteranos de los Souls sientan una gran tristeza por estas ausencias.

En un mundo como este en que vivimos, donde todo está orientado al multijugador, donde todo juego para atraer jugadores deberá de tener una opción multijugador interesante. Nos encontramos a Sekiro: Shadows Die Twice, un juego que parece haber retrocedido en el tiempo en este aspecto. Un juego completamente despegado de la cultura actual, que pretende volver a unirnos como jugadores de la forma antigua, de boca en boca, quizás algunos nos juntaremos en casas para así colaborar como antes. Seguro que esto será algo positivo. Lo que si les aseguro es que Sekiro no es un juego para todos, no es un juego que puedas ver videos tutoriales e ir directamente a replicar los movimientos y vencer al enemigo, esto no siempre funcionará.

Si eres un jugador que busca un gran desafío, que le gusta estudiar todo lo que sucede a su alrededor y a partir de esto tomar una decisión, todo en cuestión de segundos, que les gusta la cultura japonesa, amante de los Souls, en Sekiro: Shadows Die Twice tendrás una muy desafiante obra maestra esperando por ti.

Este review fue realizado en un PS4 gracias a una copia proporcionada por Activision.

DETALLES DEL REVIEW

SUMARIO

Este review se trata de Sekiro: Shadows Die Twice, pero antes, un poquito de historia: hace ya muchos años que un particular juego con el nombre de Demon’s Souls vió la luz… ¿O quizás la oscuridad? Fue un juego que llegó sin mucho alarde y que para muchos pasó desapercibido, sobre todo en América.
Rafael Garcia
Rafael Garciahttp://gamersrd.com
Ingeniero de sistemas, amante de la lectura, el cine, video juegos, tecnologia.

SÍGUENOS

160,743FansMe gusta
24,955SeguidoresSiguenos
4,321SeguidoresSiguenos
4,104SuscriptoresSuscribete

DESTACADAS

Sekiro: Shadows Die Twice | ReviewEste review se trata de Sekiro: Shadows Die Twice, pero antes, un poquito de historia: hace ya muchos años que un particular juego con el nombre de Demon’s Souls vió la luz… ¿O quizás la oscuridad? Fue un juego que llegó sin mucho alarde y que para muchos pasó desapercibido, sobre todo en América.