Impresiones de Escape From Tarkov (Beta)

-

Son pocas las veces que jugar la versión de prueba de un juego online resulta particularmente placentero o atractivo, ya que no es un producto terminado ni con ningún tipo de refinamiento más allá de atraer a una base de jugadores que provean su feedback a los desarrolladores en el transcurso del proceso hacia un producto sólido y comercializable.

Realmente no soy fan de las versiones BETA. Nunca entré al BETA de Overwatch, ni al de Call Of Duty: Modern Warfare, ni mucho menos. No me llama la atención, quizá porque la falta de refinamiento y poco apego emocional a X franquicia simplemente no me motiva a invertir tiempo en eso.

No obstante, hice una excepción con Escape From Tarkov, la nueva entrega en proceso de Battle State Games. Luego de oír docenas de personas hablar maravillas sobre el juego, aún en su estado BETA, y de ver una popularidad creciente en plataformas de streaming como Twitch, decidí darle una oportunidad y ver qué tal.

Escape From Tarkov es un nuevo concepto sumamente innovador llamado “Raid Simulator” o “Simulador de redadas”. Donde el objetivo principal es obtener la mayor cantidad de objetos de un mapa multijugador sin perder la vida, ya que estos serán parte de nuestro almacén, que se utiliza para armar un escondite secreto. 

Y para mi grata sorpresa, conocí uno de los juegos más tácticos y realistas que he visto en mi vida.

Tarkov es un ambiente estricto y rencoroso, donde cada muerte trae consecuencias graves y pierdes todo lo que traigas a la redada o todo lo que hayas conseguido en ella. Un increíble nivel de realismo hace que sea una experiencia completamente al borde del peligro e inmersiva. 

El juego más que un simple juego de disparos en primera persona, juega como un RPG donde tenemos que mantenernos recogiendo objetos, buscando secretos e intercambian divisas, municiones, gastables, o las mismas armas. Ese vendría siendo el objetivo principal.

Tenemos la opción de usar un personaje pre-hecho llamado SCAV, o un personaje principal de nuestro diseño particular llamado PMC. Usar al SCAV es una opción inteligente para nuevos jugadores, ya que utilizar el SCAV es un inicio algo escarpado, pero libre de consecuencias graves en comparación con un PMC. El SCAV tiene equipaje básico aleatorio, y si sales airoso de la redada, puedes conservar absolutamente todo lo que consigas. Ya no es el caso con el PMC, el cual armamos nosotros mismos con lo que tengamos en almacén, lo cual puede ser de nivel alto, y mientras más alto el nivel, pues más drásticas las consecuencias de que nos eliminen y perdamos todo ese costoso equipo.

Me ha resultado particularmente interesante la cantidad de tiempo que se puede llegar a invertir en el menú de objetos, y cómo puede resultar hasta divertido; gracias a la complejidad del sistema de modificación de armas y las diferentes aplicaciones que tienen los medicamentos del juego. Existen docenas de tipos de municiones, todas minuciosamente diseñadas con material de construcción, velocidad de trayecto, medidas y niveles de rareza variados. Esto hace que cada arma use un tipo y medida determinado de municiones, lo cual lleva el tema del ahorro de municiones y consciencia dentro de las batallas a un nivel nunca antes visto. Igualmente trae una mecánica de desarmar cartuchos de municiones por complete y usar esas balas en otro lado, ya sea otra arma o una potencial venta.

Escape From Tarkov , impresiones, 2,GamerSRD

Por la misma vuelta, las armas tienen un nivel desquiciado de posibilidades para ser modificadas… Desde la inmensa variedad de miras de aumento, hasta varias piezas para formar culatas, barriles, agarraderas, gatillos, y recámaras. Literalmente un tutorial de “cómo construir un arma de fuego”.

En otros aires… El sistema de medicamento del juego es bastante interesante… Ya que recibir disparos y no morir no es completamente libre de consecuencias. Por poner ejemplos, si te disparan en una pierna y te bajan un gran porcentaje de la salud en esa pierna, el personaje pierde la habilidad de correr o caminar normalmente, y en vez de eso empieza a arrastrarse lentamente y cojeando. De igual manera un disparo en un brazo hace que el arma pierda estabilidad mientras dispara. Para ser sinceros, Tarkov me recuerda a Rainbow Six Siege en el aspecto de que, solo hacen falta 1 o 2 disparos bien dados para inhabilitarte por completo.

Bajo estos contextos, existen 4 tipos de medicina básica. Una para regeneración de salud, otra para evitar sangrado, otra para tratar roturas de huesos, y otra para dolores que pueden afectar al personaje. Luego encontramos kits medicinales más grandes que combinan las funcionalidades y nos facilitan la vida. A esto se le suma el hecho de que el personaje puede necesitar alimentarse, o se empieza a notar un declive en rendimiento, velocidad de cansancio, estabilidad del modo “aim down sights” y estabilidad de movimientos en general.

Finalmente quiero acentuar que al principio el juego es sumamente desafiante, y las mecánicas de movimiento son mucho menos manipulables que lo que son en otros juegos de disparos. Esto realmente me pareció algo negativo al principio, pero luego fuí cambiando de opinión poco a poco a medida que vi que realmente Tarkov juega más como una simulación, y que los juegos de disparos mainstream no son para nada realistas.

En conclusión, Escape From Tarkov es un ambiente despiadado con una curva de aprendizaje infernal; lo cual hace que en el momento que empezamos a tomarle pie al juego y a jugarlo siendo pacientes y calculadores, las recompensas son increíblemente satisfactorias y gratificantes. Creo fielmente que tiene potencial para marcar el próximo estándar en juegos de disparos y estrategia. Puedes ver uno de mis streams del juego a continuación:

https://www.facebook.com/gamersrd.com.do/videos/2908717819185861/

 

Daniel Acosta
Daniel Acosta
Una cigüeña volaba hacia Transilvania y mientras pasaba por encima de República Dominicana le pegaron una piedra y me dejó caer. Compositor, Productor, Locutor, Diseñador de Sonidos e Ingeniero Civil. Mente de anciano con alma de niño, señor sudoroso de los juegos de disparos; amante de la buena música, la ciencia ficción, la animación, el gore y el humor negro. Débil con todo lo que ande en 4 patas. Humano propiedad de un gato gordo.

SÍGUENOS

160,743FansMe gusta
24,955SeguidoresSiguenos
4,321SeguidoresSiguenos
4,104SuscriptoresSuscribete

DESTACADAS